Participantes de Lautaro y Vista Hermosa cuentan su experiencia con «Dame la mano y danzaremos»

A menos de una semana de la gran inauguración de la muestra sonora, literaria y visual «Dame la mano y danzaremos», quisimos conversar con algunas de sus autoras, quienes por seis meses dieron vida a esta historia en las poblaciones Lautaro y Vista Hermosa.

Haydée Campusano (Vista Hermosa)

«Nos hizo muy bien. Personalmente, me hizo salir de la rutina y de mi casa. Me ha hecho tan bien este taller maravilloso, que me hizo despertar en muchos sentidos.

Cuando me retiré de mi trabajo de Técnico en Enfermería me enclaustré en mi casa y no tuve más actividad. Acarreé todas las enfermedades habidas y por haber (ríe). Así que esto me hizo revivir de nuevo y sentirme mejor, porque yo pensaba que con todas las enfermedades que tengo debía esperar la muerte en mi casa sin hacer nada. 

Esto fue un incentivo muy lindo, sobre todo con los profesores que son excelentes y nos hicieron muy bien. Una casi siempre recuerda más los pasajes tristes de su vida que los alegres. Contarlo me afectó en momentos, pero tuvo que pasar.

Este taller también nos llevó a sentirnos en confianza con los profesores (Eliana Hertstein, Daniel Jesús Ramírez y Tatiana Mayerovich). Nos sentimos acogidas, y nos da la impresión de que ellos sintieron lo mismo con nosotras».

Haydée Campusano

Miriam Ruth Rodríguez Andrade (Lautaro)

«La temática con la que se realizó el curso me gustó mucho. Cómo se trabajaron las emociones, revivir acontecimientos de niñez, o compartir acontecimientos con otras personas. Fue un momento muy significativo el poder escuchar, conversar, compartir, ver las emociones y que pudieran abrirse tantos momentos pasados.

Recordar la niñez también fue un momento muy exquisito, porque una a través del tiempo va ocultando esas cosas. Por eso fue muy grato ese aspecto.

Tener la posibilidad de expresarme a través del arte fue bonito, porque nunca lo había vivido. Había tenido otras experiencias, pero esta en especial la encontré muy lúdica, novedosa, emotiva, especialmente por cómo se trabajaron las emociones.

Además, los profesores fueron muy empáticos, gratos y amorosos para lograr que pudiéramos abrirnos a una experiencia nueva.

También me gustó mucho la forma en la que se llevaban las temáticas. Me motivó mucho, esperaba que llegara el día de los encuentros para poder compartir. Me sacó de la rutina.

Por último, tener la oportunidad de exponer nuestro trabajo a nuestras vecinas, a nuestra comunidad, es muy valioso, porque es el resultado de un taller donde se refleja el esmero, cariño y compromiso que tuvimos con esta experiencia. Pudimos enriquecernos a nivel personal, en lo emocional, y con la muestra podemos ser agentes motivadores para que los demás puedan entusiasmarse para futuros talleres».

Miriam Ruth Rodríguez

Luisa Castillo (Vista Hermosa)

«Me pareció una muy buena experiencia, ya que aprendimos bastante y nos sentimos muy a gusto con Familia Runrún. Exponer lo que hicimos fue muy bueno, porque es nuestro trabajo y lo hicimos con agrado.

Fueron excelentes los talleresEscribir, recordar memorias… Oír o dibujar. Momentos donde cada integrante desarrollaba sus habilidades, a través de las diversas actividades realizadas dentro de un lindo grupo de unión y compañerismo. Solo podría decir, muchas gracias por todo».

Luisa Castillo

Elisa Castillo (Lautaro)

«La experiencia del programa ha sido hermosa, emotiva y sanadora. Se han creado lazos entre quienes hemos participado, personas de distintas edades y con diferentes formas de ser y de ver la vida. 

Lo que más destaco es cómo fueron creciendo las ganas de participar, que todas las semanas aumentaba más. Compartir la tarde, traer recuerdos que a veces producían nostalgia, otras veces penas o alegrías y conectarnos con otras personas… Nos devolvíamos a casa con otros pensamientos, livianas de carga de la vida y esperando a que llegara pronto la próxima reunión.

Para mí, expresarse a través del arte es súper bonito y motivador. Nos permitió abrirnos de a poco y terminar con emocionantes dibujos o escritos nacidos de nuestro interior. Antes no había participado en una experiencia así, por eso lo considero muy bueno.

Además, los profesores tuvieron una calidad humana muy grande… fueron muy comprensivos con cada situación, cada historia. Todos un siete. 

Se crearon lazos muy lindos, las personas lograron abrirse a contar cosas de su vida que los dejaron marcados para bien y para mal, pero poder sacárselo de adentro también libera. Y eso se logró bastante.

Aparte, exponer nuestro trabajo, hacer una muestra para nuestros vecinos es como el broche de oro de este taller. Sé que muchos se identificarán con nuestros relatos, historias y creaciones que nos animamos a compartir.

Estoy con el corazón feliz, súper agradecida y esperando volver a ser parte de este trabajo que solo se descubre siendo parte de él, animándose a participar, a entrar a un taller que un principio ni siquiera sabíamos de qué se trataba, pero nos fuimos conociendo y creciendo como personas, como amigos, como vecinos y recordando momentos tan bonitos de nuestra población, de nuestras vidas, de nuestros padres, abuelos y de personajes importantes de Lautaro.

Los invitamos a participar con nosotros y ver todo lo que hicimos, que fue una experiencia que estamos seguros que los vecinos van a recordar siempre».

Elisa Castillo

Si quieren ser parte de esta experiencia única, les invitamos a estas dos muestras simultáneas.

En Lautaro la cita es el martes 19, comenzando con la inauguración, programada para las 19:00 hrs. La muestra se extenderá hasta el sábado 23 en la sede vecinal (Pasaje Lautaro Norte con calle Lautaro).

En Vista Hermosa, el lanzamiento será el miércoles 20 en su remozada junta de vecinos (Hernán Videla Lira con Gabriel González Videla), también a las 19:00 horas, continuando hasta el sábado 23

Tanto la inauguración como las visitas posteriores (individuales y colectivas) serán con previa inscripción, escribiendo a fundacionrunrun@gmail.com, para coordinar la apertura de puertas.

Retratos: Paula Isadora FC

“Dame la mano y danzaremos”: La muestra literaria, visual y sonora que revela la faceta más íntima de dos importantes poblaciones copiapinas

¿Qué tienen en común las poblaciones Lautaro y Vista Hermosa? Actualmente bastante, ya que ambas serán protagonistas de “Dame la mano y danzaremos”, exposición artística que durante la próxima semana envolverá a Copiapó de arte y memoria. 

La muestra contará con dos montajes paralelos gratuitos y abiertos a todo público. Uno en la sede vecinal de la población Lautaro y otro en Vista Hermosa. En ellos se mostrarán obras literarias, visuales y sonoras creadas por los mismos habitantes de estos barrios, quienes se animaron a despertar su creatividad.

El espacio para hacerlo fue el programa homónimo “Dame la mano y danzaremos”, impulsado por el colectivo de artes integradas Familia Runrún, a través de la “Convocatoria Pública 2021 para organizaciones culturales focalizadas en desarrollo social local”, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Este proyecto, que comenzó en noviembre del año pasado y que culminó a mediados de abril, se dividió en tres talleres para indagar en memorias, problemáticas y proyecciones locales comunes: “Buscando la veta”, dedicado a las artes literarias; “Ojo al charqui”, enfocado a los medios visuales y “Oír el paisaje”, donde pudieron experimentar con los sonidos.

Daniel Jesús Ramírez, director artístico de Familia Runrún y uno de los mediadores del proyecto, comenta que las participantes trabajaron en torno a los sentidos: “Pudimos ver y escuchar de otra forma nuestro cotidiano. Las vecinas y vecinos tuvieron que registrar con sus celulares diversos aspectos de su realidad, identificando sonidos y grabándolos”.

“A la vez, fuimos semana a semana identificando texturas, objetos y lugares referenciales, tanto actuales como aquellos que permanecen en la memoria, para luego capturarlos por medio de diversas técnicas visuales, permitiéndole a ambas poblaciones participantes mirar la realidad por medio de formas poco habituales, más que como un ejercicio de rescate, como una manera de reflexionar sobre la vida comunitaria con miras al futuro”, indica el músico y profesor.

En la misma línea Eliana Hertstein, directora ejecutiva de la agrupación y también mediadora de los talleres, comenta que “gracias a este programa, las personas integrantes de nuestros talleres han tenido una comprensión del entorno distinta a lo habitual, reconociendo desde otras miradas su territorio. A partir de este proceso, también se formaron dos grupos medulares en los que se desarrollaron afectos y lazos a través de la experiencia artística”.

Para Tatiana Mayerovich, escritora y otra de las facilitadoras del proyecto, ambos grupos significaron una experiencia gratificante. “Se abrió un espacio sensible donde pudieron expresarse, oral o escrituralmente. A través de sus recuerdos y de sus relatos, nos regalaron una estampa de cómo eran los barrios de Copiapó hace décadas. Quienes vivían ahí, en qué trabajaban y cuáles eran sus anhelos. Impresionan sus recuerdos sobre el tren que las llevaba a Caldera o más al norte, así como les duele la desaparición del río Copiapó, donde tantas veces pasearon junto a sus familias y se bañaron. Así que, además de la experiencia creadora, quedó en mi memoria el afecto”.

Todo esto quedará plasmado en la muestra “Dame la mano y danzaremos”. En ella podremos encontrar texturas grabadas sobre un papel, relatos escritos o paisajes sonoros. “Toda una experiencia sensorial”, como describen sus organizadores.

En Lautaro comenzará el martes 19 (inauguración, 19:00 hrs.) hasta el sábado 23, en la sede vecinal (Pasaje Lautaro Norte con calle Lautaro). En Vista Hermosa, la inauguración será el miércoles 20 en su remozada junta de vecinos (Hernán Videla Lira con Gabriel González Videla), también a las 19:00 horas, continuando hasta el sábado 23

Tanto la inauguración como las visitas posteriores (individuales y colectivas) serán con previa inscripción, escribiendo a fundacionrunrun@gmail.com, con el fin coordinar la apertura de puertas.

Crédito foto portada: Eliana Hertstein

Daniel Jesús Ramírez realiza serie de charlas en escuelas sobre poesía y música

Daniel Jesús Ramírez, director artístico de nuestra familia, músico y escritor en Proyecto Roto y Tarka&Ocarina, se encuentra dando una serie charlas sobre la relación que hay entre poesía y música de habla hispana.

Actividades realizadas en establecimientos educacionales de Chile a propósito de «Te canto una historia», saga de historias de autoría del mismo Daniel, que aborda diversos aspectos de la música chilena a través de formas estróficas populares.

La primera obra de la saga es «La cantora y la guitarra», labor escritural que ha podido completar gracias a la «beca» de creación del Fondo del libro 2020 del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, en la que también participa el artista visual J. Vitius Reinun, quien ha ilustrado la historia.

La primera charla se desarrolló hoy en la Escuela Técnico Profesional de Copiapó (ETP) gracias a las gestiones del profesor Herman. Próximamente será llevada a cabo en otros establecimientos de la Región de Atacama y del Maule, principalmente.


Adultas mayores retratan Atacama en muestra fotográfica “Ojo al charqui”

¿Cómo es nuestra región vista por los ojos de una persona mayor? Esto nos invita a reflexionar la muestra fotográfica “Ojo al charqui”, que desde el lunes 14 al 18 de marzo reunirá obras de mujeres de Freirina, Chañaral y Copiapó en el Centro Cultural de Atacama.

La exposición es el resultado de un proyecto previo homónimo, implementado por la compañía de artes integradas “Familia Runrún” y financiado por un Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes (Fondart) del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. A partir de noviembre, el organismo llevó a cabo un taller virtual de 12 sesiones, en las que adultas mayores plasmaron sus inquietudes y sentires sobre su habitar en la región.

Foto: Hilda Olivares

De este espacio pedagógico y creativo surgieron seis series fotográficas, cuyas autoras son Eliana Núñez, Mónica Altamirano, Hilda Olivares, Nancy Prado y Nélida Baros.

Daniel Jesús Ramírez, director creativo de Familia Runrún y uno de los mediadores del proyecto, explica que “Ojo al charqui” “fue concebido para abordar memorias, problemáticas sociales y proyecciones futuras a través de las artes visuales y, en específico, de la fotografía, como herramienta artística vital para indagar en la memoria individual y colectiva de una comunidad”. 

El músico y profesor también señala que esta versión les permitió contribuir a la alfabetización digital de las participantes, “despertando en ellas potencialidades artísticas, a través del uso del celular como una herramienta creativa y comunicativa”.

Los resultados han sido sorprendentes. Así describe esta experiencia Eliana Hertstein, directora de Familia Runrún y también mediadora de los talleres, quien comenta que “el compromiso, la responsabilidad y tenacidad de las participantes han sido excelentes. Sus deseos de conocimiento y ganas de capturar la realidad a través de una foto han decantado en esta exposición”.

Las participantes

Aprender nuevas técnicas en la fotografía y valorarla como medio de expresión, fueron algunas de las razones que llevaron a Nélida Baros a participar en este taller: “Para mí ha sido muy enriquecedor, porque ha validado mi memoria y el aprendizaje de nuevas tecnologías”.

Nélida Baros

Para Hilda Olivares, en tanto, fue una experiencia totalmente nueva: “No había tomado fotografías con un celular a menos que fuera en una reunión familiar. En este taller pude conocer, por ejemplo, cuál es la mejor hora para tomar una foto, conceptos como contraluz,  sepia, luz, planos, etc. También me emocionó la oportunidad de conocer la vida de personas maravillosas que yo desconocía, como el fotógrafo Sergio Larraín y el escritor Jorge Luis Borges”.

Hilda Olivares

Por otro lado, Eliana Núñez, destaca los conocimientos entregados: “La evolución de las primeras a las últimas fotografías que tomamos ha sido grande. Los mayores aprendizajes han sido que, antes de apretar el botón del obturador, debemos fijarnos bien qué queremos fotografiar y cuál es el motivo por el que queremos hacerlo. Cuando tomamos eso en cuenta, las fotografías resultaron mucho más interesantes”.

Eliana Núñez

Mónica Altamirano, finalmente, destaca la emotividad del proceso: “Desde pequeña me gustaba contemplar los atardeceres, los amaneceres. Veía los diferentes colores que tomaban las nubes, los cerros y consideré que esta era una oportunidad para conocer un poco sobre fotografía. Después confirmé que una nunca termina de aprender”.

Mónica Altamirano
Nancy Prado

Las y los mediadores fueron parte fundamental de este camino. Una de ellas fue la realizadora audiovisual Javiera Véliz, quien elaboró distintas cápsulas que guiaron a las participantes en conceptos técnicos, que fueron explicados de forma didáctica. 

“Quise hacer este taller de la manera más simple y honesta, tratando de observar y de sentir el entorno donde crecimos y nos criamos. Estos colores únicos de Atacama, la forma de salir el sol… Esa esencia tan única que tiene totalmente relación con nuestro origen y nuestras raíces”, comenta la documentalista.

Esto y más estará en la muestra “Ojo al Charqui”. Así lo expresan sus organizadores, quienes adelantan que “quienes visiten la muestra se sorprenderán, pues verán reflejada la región a través de la mirada de cinco mujeres de Atacama”.

  • Crédito foto de portada: Hilda Olivares.

Vecinas de Lautaro y Vista Hermosa comparten experiencia de «Buscando la veta», ad portas de comenzar co-creación de obra colectiva

Termina el período estival en todo el país, y con ello retomamos las actividades iniciadas durante un fructífero 2021. Una de ellas es “Dame la mano y danzaremos”, programa que llevamos a cabo desde noviembre a enero  junto a vecinas de las poblaciones Lautaro y Vista Hermosa, de la ciudad de Copiapó, y que culmina en marzo.

Este proyecto lo implementamos gracias al financiamiento de la “Convocatoria Pública 2021 para organizaciones culturales focalizadas en desarrollo social local”, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. 

De dicho proceso resultaron dos espacios pedagógicos, desarrollados a través del proyecto “Buscando la veta” (perteneciente al programa «Dame la mano y danzaremos»), que cada semana se nutrían de reflexión y conocimiento mutuo en torno a la palabra oral y escrita. Las participantes fueron principalmente mujeres mayores, que destacaron por su compromiso y entusiasmo.

Conociendo el proceso pedagógico y creativo

Eliana Herstein, directora ejecutiva de Familia Runrún e integrante del colectivo poético “Las Pobres Esferas”, cuenta que en estos encuentros pudieron revivir la memoria individual y colectiva de los vecinos y vecinas: “Para muchos de los integrantes, este taller fue el primer espacio físico de reunión luego de la pandemia, por lo tanto aquí nos encontramos con el ímpetu de contar, narrar relatos y escuchar”.

La poeta también destaca que “hubo mucha empatía durante todo el proceso, con momentos de intimidad tales que la emoción brotaba al oír la lectura de los relatos escritos de puño y letra”.

Tanto Herstein, como el director artístico de Familia Runrún Daniel Jesús Ramírez, y la artista invitada Tatiana Mayerovich, guiaron cada una de las sesiones, a través de talleres que abordaron tópicos como la vida, la muerte o el amor.

Sobre esta experiencia, Ramírez –también miembro de Las Pobres Esferas– comenta que han podido “explorar, junto a vecinas y vecinos de ambos sectores, memorias, problemáticas y proyecciones personales vinculadas con sus habitares locales en Copiapó”. 

El músico y profesor de literatura, describe que ambos grupos han tenido una participación entusiasta y catártica: “Los espacios que hemos podido levantar en conjunto a ratos se han transformado en espacios de arte terapia, sin perder el objetivo central del mismo, que ha sido levantar un relato común a partir de las historias personales, que como equipo hemos propuesto para entrar en las identidades locales, desde lo general a particular”.

El barrio en la voz de sus protagonistas

Los territorios escogidos para desarrollar esta nueva versión de “Buscando la veta” fueron las poblaciones Lautaro y Vista Hermosa. Barrios aparentemente disímiles entre sí,  pero con potentes experiencias de vida conectadas con la familia y el entorno. El primero es el más antiguo de Copiapó, ligado a la historia ferroviaria de la zona, ya que se ubica detrás de la estación de trenes. El segundo data de los años 70’, cuando arribaron los trabajadores y trabajadoras de la Fundición Paipote. 

Trinidad Castillo, de Lautaro, destaca que aprendió a escribir sobre sí misma y sus experiencias “sin temor al qué dirán”. Para ella, fue un espacio para aprender a valorar las vivencias de los demás, que fueron contadas con emoción y respeto: 

“Jamás había participado en un grupo literario o artístico, pero siempre me ha gustado escribir, pero antes lo hacía más a menudo. Luego, cuando fui mamá, me dediqué a ser dueña de casa, a los hijos y el tiempo libre se hizo poco. Ahora, cuando somos adultas mayores, volvemos a tener tiempo para nosotras y es acá donde participamos más activamente con nuestros pares. ¿De qué forma? Conversando y relatando nuestras vivencias de hace más de 40 años, que ahora van aflorando en nuestra memoria, como si lo hubiéramos vivido ayer. Cosas tristes, momentos felices, penas, alegrías, historias, familia… y un sinfín de recuerdos que estaban guardados en nuestra mente y ahora hemos podido recordar”, cuenta.

Trinidad Castillo

Para su vecina Miriam Carmen Rosales el recorrido fue similar: “Ha sido positivo y muy bonito porque aprendí a expresarme. Yo soy callada, no decía las cosas, pero pude expresarme en el papel. Incluso a veces me faltaban hojas para escribir. Fue como desahogarse, porque escribir sobre el pasado es como escribir un libro. Por eso me gustó este proyecto, porque es importante que la gente sepa la historia de este barrio y la reconozcan”. 

Miriam Carmen Rosales

En paralelo Eva Caniguante de la población Vista Hermosa, comenta que el proyecto le interesó desde el primer momento, especialmente por la forma en la que los profesores y profesoras presentaron los talleres, modalidad que para ella fue “muy reconfortante, sobre todo durante la pandemia”.

Eva Caniguante

Doris Fritis, vecina de la misma población, agrega que esta instancia les permitió conocer más sobre arte y literatura, pero también volver a conectar con su comunidad: “A veces no tenemos mucha comunicación, más con esta pandemia. Yo vivo hace más de 10 años en esa villa, pero no converso con todas… a lo más el saludo de ‘buenos días, buenas tardes’, y de ahí no pasaba. Este taller me dio la oportunidad de conocer a las vecinas desde otra perspectiva”. 

“Nos ayudó a sacarnos un poco de la rutina diaria, porque si bien una ama de casa no termina nunca, esos días en que salíamos eran muy buenos, porque reíamos, llorábamos, echábamos la talla…Lo mejor fue sentarse a conversar y de ahí empezar a tejer esta madeja de lana que después unimos”, relata.

Doris Fritis

Para Doris este espacio fue doblemente especial, ya que pudo compartirlo con su hija Maite Rojas, otra de las participantes. Al respecto, la joven egresada de la carrera de psicología resalta la posibilidad que le dio este taller para reflexionar sobre sí misma y los demás.

“Me sentí cómoda en el grupo, pese a ser la más joven. Es que igual existieron varios puntos de vista; algunos más conservadores, otros más liberales… A pesar de eso, pude entenderlos, poniendo en práctica la empatía y la tolerancia. También fue un buen espacio para compartir con mi mamá, porque si bien somos familia, no siempre tenemos esos espacios de reflexión. Fue bueno poder conectarnos y aprender de nosotras. Nos sirvió bastante para conectarnos más”.

Por último, Maite destacó las dinámicas propuestas en las sesiones: “Me gustaba mucho la literatura, pero nunca indagué mucho, siempre fue muy general, así que me llamó mucho la atención aprender sobre la antipoesía de Nicanor Parra, hacer la actividad del quebrantahuesos o pensar en conceptos a partir de objetos cotidianos de nuestra vida”. 

Maite Rojas

Preparándose para la segunda etapa del proceso

Pero, ¿qué le depara a este grupo para marzo? Eliana Herstein explica que en los próximos días comenzará una nueva etapa ligada a las artes visuales, “específicamente a través de los nuevos medios, con el trabajo literario y autobiográfico resultante de los meses anteriores”.

Esta fase, según indica Daniel Jesús Ramírez, aún no tiene nombre, pero se tratará de un espacio de co-creación entre Las Pobres Esferas y las dos comunidades que “permitirá indagar en las memorias, problemáticas y deseos comunes de cada grupo por medio de los nuevos medios. La base para trabajar serán los relatos de la primera etapa, que servirán de insumos para construir junto a las vecinas dos instalaciones visuales, una en la sede de Lautaro y otra en la sede de Vista Hermosa”. 


Registro fotográfico: Paula Fredes, Daniel Jesús Ramírez.

Eliana Hertstein se adjudica Fondo de Cultura con su poemario “Selva”

La poeta tras el proyecto Odette Lemun y directora ejecutiva de Familia Runrún, obtuvo puntaje máximo en la línea de creación del Fondo del Libro y la Lectura 2022.

El pasado 31 de enero se dieron a conocer en todo Chile los resultados de los Fondos de Cultura 2022, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Una de las galardonadas fue Eliana Hertstein, poeta copiapina, artista tras el proyecto Odette Lemun y directora ejecutiva de Familia Runrún, quien se adjudicó una «beca» de creación del Fondo del Libro y la Lectura 2022.

La artista fue una de las dos seleccionadas de la región de Atacama en esta categoría, obteniendo puntaje máximo (100 puntos). Esta importante distinción, permite a las y los creadores contar con financiamiento para finalizar sus obras literarias y gráficas, originales e inéditas.

“Selva” es el nombre de la obra que le valió este reconocimiento. Describe la autora que en este trabajo “se aborda el viaje territorial, mental y corporal de una niña que se reconoce en la inmensidad del desierto a la vera florida del río Copiapó, continuando en los pies de una mujer adulta que sobre la carretera avanza por oasis hasta encontrarse con la selva centroamericana”.

Sobre las proyecciones a partir de la adjudicación de este fondo, Hertstein señala que este financiamiento le permitirá escribir los capítulos restantes del poemario, que podría publicarse prontamente.

El detalle del total de los Fondos de Cultura 2022 están disponibles en www.fondosdecultura.cl/resultados 

Crédito: M.P.

Daniel Jesús Ramírez presenta “Bahía Changa”, serie de conciertos dominicales en El Bahiano de Bahía inglesa

Todos los domingos de enero, el músico Daniel Jesús Ramírez está presentando “Bahía Changa”, serie de conciertos dominicales realizados en El Bahiano, pizzería y bar ubicado en el balneario de Bahía inglesa, comuna de Caldera, Región de Atacama.

“Bahía Changa” se trata de una selección de canciones de su repertorio personal como Ramírez Neira mezcladas con otras del repertorio popular y de sus proyectos paralelos Proyecto Roto y Las Pobres Esferas, interpretadas solo con una guitarra acústica y su voz en diversas tandas temáticas desde las 15:00 a las 20:00 horas.

La entrada es liberada para toda persona que entra a consumir al local con la opción de dejar aporte voluntario para el músico.

Encuentra la música de todos los proyectos de Daniel en www.selloprecario.cl y en las diversas plataformas digitales tales como bandcamp, spotify, youtube, portaldisc app, itunes, entre otras.


Luche, nueva sección de la Bitácora, inicia con «Ojo al charqui: cápsulas de introducción a la fotografía» 

Mundo, a partir de hoy inauguramos oficialmente un nuevo espacio dentro de nuestra bitácora dedicado a colgar virtualmente material lúdico que va surgiendo durante los procesos pedagógicos que gestionamos y desarrollamos como Familia Runrún. Material que si bien es creado para procesos generalmente dirigidos a grupos específicos, al hacerlos públicos, buscamos potenciar de manera indirecta el autoaprendizaje artístico en más personas.

Se trata de Luche, recoveco de nuestro blog familiar, en el que mes a mes iremos haciendo públicos diversos contenidos multiplataforma que usamos durante talleres, procesos de obra y otras instancias similares. 

En esta primera ocasión, compartimos el material pedagógico creado para el taller “Ojo al charqui, buscando la veta en adultos mayores de Atacama”. Espacio que parte de la idea que la fotografía, tan a la mano hoy en día, puede ser una herramienta artística vital para indagar en la memoria individual y colectiva de una comunidad, en este caso, la población adulta mayor de Atacama. 

La instancia, guiada en sala virtual por Ramírez Neira y Eliana Hertstein, tiene como finalidad contribuir a la alfabetización digital de dicho segmento poblacional, permitiendo despertar en él potencialidades artísticas a través del uso del celular como una herramienta creativa, además de comunicativa.

El complemento pedagógico de dicho espacio corresponde a un conjunto de ocho cápsulas realizadas por la invitada especial Javiera Véliz, cineasta y fotógrafa de Pocilga Cine. Contenido que busca constituir un apoyo pedagógico para cualquier persona interesada en iniciarse en el mundo de la fotografía fuera del taller. Por tanto, invitamos a apreciar este material como una herramienta de acceso libre útil que fomenta el autoaprendizaje en esta materia.

Mediadora de cápsulas: Javiera Véliz Fajardo.
Mediadores de sala: Ramírez Neira, Eliana Hertstein.
Gestiona: Familia Runrún.

Capítulo 1: El comportamiento de la luz.
Capítulo 2: Escala de planos.
Capítulo 3: Apreciación del color.
Capítulo 4: La composición.
Capítulo 5: Profundidad de campo y proporción áurea.
Capítulo 6: Luz artificial.
Capítulo 7: Estilos fotográficos.
Capítulo 8: ¿Cuál es la intención?

Videos creados como complemento pedagógico del proyecto «Ojo al charqui, buscando la veta artística en personas mayores de Atacama», financiado por Fondart Regional 2020, Región de Atacama, línea de actividades formativas. Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

*Foto de portada por Javiera Véliz


Somos una familia, la Familia Runrún

Informamos al mundo que a partir de este 2022, hemos decidido renombrarnos públicamente como Familia Runrún. Porque, si bien estamos constituidos como fundación, dicha figura cumple efectos netamente legales que no terminan por definirnos completamente en la práctica.

Por otro lado, si bien estamos cercanos a ser una compañía de artes o una productora en el sentido más clásico de la gestión de “productos” artísticos, tampoco termina por clasificar nuestro trabajo integral. 

Antes que todo somos una tribu de jornaleros del arte que surge desde Casa Runrún, una casa común y corriente enclavada actualmente en pleno campo maulino, no desde un teatro, centro cultural, estudio o escuela “formales”.

Por ende, hemos tomado la decisión de apelar a ese cotidiano para renombrar lo que hacemos, pues de facto siempre hemos sido eso, un clan de trabajadores que antes de habitar en el arte, habita lo común, desde cocinar a lavar la loza, cortar la leña, jardinear, comprar el pan, entre otras acciones de la vida diaria.

Desde dicha familiaridad, por tanto, tanto en casa como en terreno, gestionamos procesos de creación, investigación y educación artística, con énfasis en la literatura, la música y las artes escénicas y visuales, como motores de desarrollo personal y comunitario. Y lo hacemos a partir de un enfoque colaborativo, pedagógico e interdisciplinario, con el fin de contribuir a la reflexión crítica y resignificación de los habitares locales e identidades personales y colectivas de Chile y Suramérica.

Como familia estamos conformados actualmente por dos integrantes individuales y tres voces colectivas: 

Odette Lemun: heterónimo de Eliana Hertstein, poeta copiapina radicada en Colbún, Región del Maule, Chile, quien a través de esta odisea poética cruza sus versos con atmósferas sonoras variopintas. Simbiosis urdida siempre de forma colaborativa.

Ramírez Neira: alterego de Daniel Jesús Díaz, profesor, escritor y músico nacido en San Miguel, Santiago, en el seno de una familia proveniente de Lota, sur de Chile. De vida trashumante posterior e instalado actualmente en Colbún, Región del Maule, toma los apellidos de su madre para renombrarse como gesto hacia lo materno. Tanto en sus canciones como en su trabajo artístico integral pone en diálogo la tradición oral chilena con la literatura universal y la experimentación sonora.

Proyecto Roto: proyecto de banda como expansión eléctrica de Ramírez Neira. Desde el 2018 a la fecha, la agrupación ha contado, además, con la participación del poeta y bajista Juan Malebrán, el baterista boliviano José «Gato» Muñoz, la baterista Natalia Benavente, el guitarrista Alexis Wastavino, la bajista Isabel Corvalán y el guitarrista italiano Dino Garzoni. En cuanto a lo musical, abarca sonoridades que van desde el folclore al postrock.

Las Pobres Esferas: voz poética polifónica integrada por Ramírez Neira, Odette Lemun y artistas estacionarios, que abraza la poesía como vehículo para la creación de obras integrales y colaborativas que transitan por la tradición oral, el paisaje sonoro y los nuevos medios.

Tarka&Ocarina: viaje sonoro que Ramírez Neira junto a un colega músico invitado, como si de dos ajayus perdidos en medio del desierto se tratara, emprenden hacia lo desconocido. Tarka&Ocarina, por tanto, abriga la espontaneidad como matriz de creación musical, abandonando toda estructura predeterminada y posibilitando la creación de discursos musicales a partir de la experiencia ritual por la que conduce la improvisación musical más la escucha aguda del entorno.

Desarrollamos nuestra gestión por medio de cuatro hojas de ruta o programas:

Arte Propio: procesos creativos que tienen como finalidad la producción de obras literarias, musicales, escénicas y/o visuales de autoría familiar.

Arte Común: procesos creativos que tienen como finalidad la producción de obras literarias, musicales, escénicas y/o visuales que resignifican identidades y habitares locales de forma colaborativa.

Dame la mano y danzaremos: procesos pedagógicos que tienen como objetivo abordar memorias, proyecciones y problemáticas sociales junto a comunidades diversas a través de la literatura, la música y las artes escénicas y/o visuales como medios relacionales.

La Vereda Sur: investigaciones sobre temáticas vinculadas con las artes, con especial énfasis en la música, la literatura y las artes escénicas y/o visuales, abordando sus vínculos ineludibles con la sociedad y la educación.

Para el levantamiento de estos procesos, contamos, además, con el apoyo de un equipo profesional multidisciplinario diverso que permite que la labor de gestión y/o producción general que realizamos sea llevada a cabo de manera óptima. Actualmente está compuesto por la periodista Paula Fredes, la diseñadora y fotógrafa M.P., la diseñadora de vestuario Marta Ramírez, el administrador de empresas Luis Díaz.

A la vez, convocamos regularmente a artistas colaboradores para ser partícipes de algunos procesos a lo largo de nuestra trashumancia artística, pedagógica y teórica con la finalidad de enriquecer el diálogo y agrandar la familia constantemente. Siguiendo esa lógica, además, tejemos Chombas para abrigarnos en el trayecto, urdidas junto a más artistas que ponen en diálogo sus obras frente a públicos diversos.

Finalmente, guardamos parte de los resultados derivados de los procesos emprendidos a partir de nuestras hojas de ruta en dos compartimentos especiales dentro de nuestra Maleta familiar, uno dedicado a libros y otro a discos:

Tala Editorial: catálogo de libros que surge durante los procesos artísticos, pedagógicos e investigativos que gestionamos. Además, editamos libros de autores diversos de Chile, Suramérica y el mundo que son parte de procesos externos a nuestro cotidiano.

Sello Precario: catálogo de discos que surge durante los procesos artísticos, pedagógicos e investigativos que gestionamos. Además, publicamos música de autores diversos de Chile, Suramérica y el mundo que no son parte de nuestros procesos familiares.

Les damos la bienvenida a nuestro hogar, por tanto, y les deseamos un feliz año nuevo.


Culmina primera etapa de “Dame la mano y danzaremos” en Copiapó y viene periodo de creación de obras

Después de nueve semanas de trabajo, aprendizaje colectivo e inspiración, finalizamos el ciclo de talleres “Buscando la veta”, correspondiente al programa u hoja de ruta “Dame la mano y danzaremos”, gestionado como Familia Runrún (con Tatiana Mayerovich como artista invitada) en las poblaciones Lautaro y Vista Hermosa de la ciudad de Copiapó.

Agradecemos a los vecinos y vecinas de ambas poblaciones por el entusiasmo y confianza depositada en este espacio, que ha permitido conocernos e indagar juntos en sus memorias personales y colectivas.

A partir de 2022 comenzaremos una nueva etapa en este viaje creativo, que consistirá en la creación de obras a partir de los relatos resultantes.

¡Nos encontramos el próximo año!